La Empresa

Tradicionalmente la comarca del Bajo Aragón histórico, con capital en Alcañiz (Teruel), es tierra de delicados aceites, de entre los más prestigiosos del sector, gracias a las singulares características organolépticas que le confiere la variedad de la aceituna a partir de la cual se elabora este aceite: la EMPELTRE.

La empresa Almazaras Reunidas del Bajo Aragón, S.A., se dedica al envasado, distribución y comercialización de aceite de oliva virgen extra con Denominación de Origen Protegida “Aceite del Bajo Aragón” bajo la marca Reales Almazaras de Alcañiz. Esto quiere decir que los aceites de oliva comercializados con la misma única y exclusivamente pueden ser de la calidad VIRGEN EXTRA (cada lote es certificado y cada envase numerado por el Consejo Regulador).

El aceite de REALES ALMAZARAS DE ALCAÑIZ se ha producido a partir de una rigurosa selección de aceitunas de la variedad empeltre, recién recolectadas en parcelas inscritas en la D.O.P. “Aceite del Bajo Aragón” y en su punto óptimo de maduración. Nuestro secreto no es otro que el resultado de saber y adoptar, en cada momento y a lo largo de todos los procesos, las condiciones operativas adecuadas para conseguir obtener y conservar en el aceite producido todas las características propias inherentes al fruto del que procede: la aceituna EMPELTRE.

Sus principales atributos son los propios de una recolección temprana, con su frutado característico, con suaves matices a almendra y manzana, y con unas moderadas notas amargas y picantes, sin perder el dulzor varietal propio. Exquisita textura, suave y fluida, frutado al principio de la campaña, tornándose más dulce y delicado a lo largo de la campaña. Suavidad que le hace diferenciarse del resto de aceites de oliva virgen extra del mercado. Tan suave que puede ser consumido por un niño sin notar sabores fuertes ni extraños, todo lo contrario, como un caramelo. Reconocido entre los profesionales del sector como el mejor aceite de oliva para repostería.

 

 

El entorno

La capital de la comarca del Bajo Aragón histórico, Alcañiz, se halla a una  altitud es de 340 metros. La zona está a una latitud de 41º y es, por tanto, junto con su altitud y clima, adecuada para el cultivo del olivo.

El terreno está formado por espesas capas sedimentarias (arcillas, yesos, areniscas) del terciario. Siendo idónea  para el cultivo del olivo, ya que éste se adapta a terrenos de distinta composición. El pH del suelo oscila entre 7,5 y 8’5 aproximadamente. Las temperaturas en la zona alcanzan sus valores mínimos durante los meses de Enero, Febrero y Marzo, pudiéndose alcanzar los –10ºC. El promedio de agua caída es de 300 a 400 mm3. El abancalado del suelo y la naturaleza de la tierra es favorable sin embargo para su aprovechamiento, no obstante, los terrenos en general son más sueltos y de mayor espesor que en otras zonas olivareras españolas y así la utilización del agua se hace con más rendimiento.

Las variedades Empeltre y Royal de Alloza se consideran autóctonas. La variedad empeltre tiene un árbol de gran desarrollo,  y cuya poda se realiza en monopié.

Los frutos, de regular tamaño, son bastantes tempranos. Quizá sea la variedad que menos grados de calor necesita en esta cuenca del río Ebro para madurar, resistiendo bien el frío y resistiéndose de las heladas tardías y algo más de las sequías pertinaces.